efecto





miércoles, 9 de noviembre de 2011

Humor: El corazón alegre hermosea el rostro; Pr.15:13a

En el principio...

Adán les estaba poniendo nombres a los animales. Los tenía por fila, y les decía, “Tú te llamarás oveja.”
Al siguiente le dijo, “Tú te llamarás perro,” y así sucesivamente. En eso, pasa el burro, y le dice,


“Tú te llamarás burro.” En seguida viene la jirafa. “Tú te llamarás jirafa,” le dice, y así sigue mencionando los nombres a los diferentes animales. Pero, el burro se regresa y le pregunta,
“¿Cómo dijiste que me llamo, Adán?” “Te llamas burro,” contestó Adán, y siguió dando nombres
a los animales que seguían. Ya estaba por terminar, cuando de nuevo llega el burro y le pregunta de nuevo, “¿Cómo dijiste que me llamo, Adán?” “Te llamas burro, tonto,” y le contesta el burro,
“¡Oh, así está mejor. Ya con apellido no se me va a olvidar.” 


No hay comentarios:

Publicar un comentario